La primera vez que me invitaron a dar una entrevista para la televisión, me dijeron que iba a ser dirigida por una “personalidad muy importante, de nombre Fulanita de tal”.

Lo primero que hice al escuchar su nombre rimbombante fue buscarla en Instagram y ver de quién se trataba. “Fulanita” tenía muchos seguidores y desde antes de conocerla ya me había hecho un prejuicio de ella.

Algo me hizo verla por encima de mi. Cuando la tuve frente a frente y comenzó a entrevistarme, me puse más nervioso de lo normal. En esa época yo era de los que prefiere morir antes de hablar en público y, si a eso le sumo la idea que me había hecho de esta persona, el resultado fue una voz temblorosa y un cerebro nublado por los nervios.

-Espera, espera… ¿podemos volver a empezar la entrevista?-

Por fortuna no era un programa en vivo; pude tomar aire y volver a empezar. Ahora sí con un poco más de éxito.

Al salir de ahí me quede pensando… que fuerza tan grande tienen las redes sociales. Vivimos en una época en la cual ya no sirve de nada dar una tarjeta de presentación. Cuando llegas a una junta es muy probable que ya te hayan “googleado” y sepan de donde vienes, como piensas y que haces. Entonces, ¿Cuidas lo que publicas y transmites en las redes sociales?

Una persona, en promedio, pasa 2 horas diarias en plataformas digitales, según un estudio de GlobalWebIndex. En un año, los que las utilizan poco pasan alrededor de un mes del año conectados a la vida online. Es un fenómeno que conforme pasa el tiempo se vuelve cada vez más parte de nuestras vidas. En el tráfico, saliendo de una junta, antes de dormir, al despertar… Se vuelven hábitos que después serán difíciles de reemplazar.

Recomendamos: 10 tips para poner un negocio en tu garaje y volverlo exitoso

Con base en esto, considero que es indispensable replantearnos el uso de nuestras redes, las cuales pueden ser una catapulta para cualquier proyecto, negocio o plan que tengas. Tienes que lograr que la gente quiera hablar de ti. El dinero no habla, la gente sí. Por eso hay que tener una estrategia de marketing personal. Así como aprovechar estas herramientas para aportar contenido de calidad a los demás.

Para esto, debes estar preparado. Ya que el marketing es una carrera de nunca acabar. Siempre debes estar buscando nuevas tendencias e innovando. Jules Marcoux lo define muy bien: “El marketing es como ligar con una mujer, nunca debes tener una entrada muy fuerte, pero no tengas miedo de mostrarte tal como eres”.

Manejar bien tus redes sociales, también es una forma de darle fuerza y credibilidad a tu negocio, a la gente le gusta saber que hay detrás de las empresas, conocer el pensamiento del dueño. Así como tener mayor alcance. Hay personas que nunca hubieras conocido, si no siguieran tus publicaciones.

Lee: Cómo superé el miedo a ser mi propio patrón

A pesar de que pueden ser una ventaja, nunca debemos olvidar que todo este fenómeno de las redes es una fantasía. Un juego del que debemos aprender a salir constantemente y entrar cuando se requiera. Nuestro éxito no se mide en likes, ni nuestros sueños en seguidores. Para tener una estrategia exitosa necesitas enfocarte y tener planes de crecimiento. Como en todo, necesitarás disciplina, perseverancia y una buena estrategia.

Al final del día, a nadie le importamos realmente. A la única persona que debemos impresionar, todos los días, es a nosotros mismos.

Te dejo algunos tips para aumentar tu audiencia:

  1. Postea constantemente, con la misma línea. Trata de usar la misma paleta de colores o el mismo filtro para todas tus fotos. Toma algún curso de fotografía, lee un buen libro o ve un tutorial en YouTube; ya que hay pequeños detalles que hacen la diferencia.
  2. Debes encontrar algo que te defina; a mí, por ejemplo, me gusta compartir una foto en un día casual, con una frase de algún pensamiento motivacional que pasó por mi cabeza en el transcurso del día o recomendar libros que dejaron algún aprendizaje en mi vida.
  3. Haz colaboraciones con personas o marcas que tengan seguidores diferentes a los tuyos, el número no importa, todo suma.
  4. La honestidad y el amor son la mejor inversión para los negocios, las redes sociales y la vida. Sé autentico.
  5. No te preocupes por lo que puedan pensar de ti o si te dejan de seguir algunos amigos. Nunca podrás satisfacer a todos. El secreto está en hacer tu estrategia de marketing con un propósito mayor a conseguir seguidores. Por ejemplo, a mi me gusta transmitir los pensamientos que me sirven durante el día para poder sobrepasar los momentos malos que la vida me depara. Mi objetivo es lograr alegrarle una parte del día a alguien y transmitir algunos de los aprendizajes que son resultado de los fracasos del trabajo. Estoy enfocado en eso y no tengo tiempo para pensar en los que me critican.
  6. Asegúrate de que tus acciones sean constantes, el marketing es una carrera de nunca acabar. Si consideras que no tienes tiempo para tomarte fotos, te dejo un consejo. Usa un domingo para ir por la ciudad con un fotógrafo, diferentes outfits y toma todas las fotos que puedas. Tendrás material para rato.

Lo mas importante acerca de las redes sociales es que debemos tener muy claro que el tiempo es lo mas valioso que tenemos, por lo tanto no es conveniente invertir mucho en ellas. Hay cosas que valen mas la pena, como voltear a ver a la cara a la persona que tienes enfrente y platicar. Son un arma de doble filo, pero si sabemos utilizarlas, podemos obtener de ellas grandes beneficios. Y, recuerda, el mundo está cambiando y debemos cambiar junto con él.

Artículo original: https://www.entrepreneur.com/amphtml/299177